¿Por que es tan importante conocer la humedad?

La humedad tiene una influencia importante en nuestra vida cotidiana, de ahí que sea un concepto muy tenido en cuenta pues afecta a nuestra salud, nuestro confort y también a multitud de objetos, materias, agricultura y procesos de producción.

Si miramos el aire a nuestro alrededor, parece ser solo aire, pero en realidad también tiene vapor de agua. Ese vapor no se ve, pero flota en el ambiente, está en forma de gotas de agua muy pero muy pequeñas y es a lo que llamamos humedad.

En la atmósfera la humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire que se genera por la evaporación de las aguas contenidas en mares, lagos, ríos, océanos, etc.

El término humedad también sirve para referirse a la cantidad de agua que impregna un cuerpo, por ejemplo, cuando una ropa se moja se dice que está húmeda.

La humedad del aire es importante porque causa problemas a las personas. Mucha humedad molesta, poca humedad también molesta, por ejemplo, en los museos de arte tienen que controlar el ambiente para que los cuadros no se resquebrajen por la baja humedad, pero también que no se corra la pintura por alta humedad.

Pero ¿por qué se origina la humedad?, esto sucede porque al calentarse el aire, su peso es menor y sube, pero a medida que se va elevando se va poniendo frío y al enfriarse origina que el vapor de agua se condense y produzca pequeñas gotas de agua que son las que provocan el surgimiento de las nubes.

 

 

Ahora bien, hay que tener presente que la humedad se puede expresar de dos formas, la primera llamada humedad absoluta; y la segunda humedad relativa.

Veamos las definiciones y las fórmulas:

  • Humedad absoluta: es la cantidad de vapor de agua en una cierta cantidad de aire seco medido en gramos y contenida en un metro cúbico de aire. Por ejemplo, una habitación contiene cierto volumen de aire, ese volumen tiene cierta cantidad de vapor flotando en él. La cantidad de agua en forma de vapor que tiene cada metro cúbico del aire de la habitación se llama humedad absoluta. Para calcular la humedad absoluta lo que se hace es ver cuanta cantidad de vapor hay en un cierto volumen de aire.

 

  • Humedad relativa: utilizada para cuantificar cómo de saturado está el aire, es decir, cuánto vapor más podría admitir el aire en esas condiciones de temperatura y presión. Supongamos que tenemos un vaso de té, le ponemos azúcar y revolvemos, luego le ponemos más azúcar y revolvemos, el azúcar se sigue disolviendo, así podemos estar un rato más pero no mucho, llega un momento en que, si uno sigue poniendo cucharadas, el azúcar ya no se disuelve más, el té no soporta que se le ponga más azúcar, por lo tanto, la solución está saturada y el azúcar precipita.

Algo parecido pasa con el aire. Supongamos que estás en una habitación donde el aire está totalmente seco, ese aire no tiene nada de vapor de agua disuelto. Ahora pones una olla a fuego y el agua empieza a hervir, el vapor empieza a salir y pasa a flotar en el aire de la habitación. La cantidad de humedad en la habitación empieza a aumentar. Así uno puede seguir un rato largo. Puede poner 30 ollas al fuego y el vapor seguirá saliendo y mezclándose con el aire de la habitación. Todo el tiempo la humedad de la habitación va a ir aumentando.

 

Pero ¿durante cuánto tiempo puedo hacer esto?, pues uno puede tirar vapor durante todo el tiempo que quiera, pero llega un momento en que el aire de la habitación no acepta más vapor de agua, no puede absorberlo y es porque está saturado.

¿Qué pasa entonces si uno sigue dejando la olla hirviendo y el vapor sigue saliendo?, No pasa nada grave, simplemente como el aire no puede absorber más vapor, todo el vapor adicional que va saliendo se condensa, es decir se deposita en forma de agua en las paredes de la habitación, podemos decir que el vapor precipita, esto se ve cuando uno se baña, las paredes se mojan, el espejo se empaña, etc.

 

 

 

 

El instrumento utilizado para medir la humedad relativa se llama higrómetro, hay diferentes tipos, el convencional consiste en dos termómetros iguales, uno seco que mide la temperatura ambiental y otro que pone en contacto una telilla humedecida con un depósito de agua, básicamente se calcula la humedad a partir de la temperatura ambiente (marcada por el termómetro de bulbo seco) y de la diferencia de temperaturas (entre los termómetros de bulbo húmedo y de bulbo seco).

 

Actualmente, lo último en tecnología es el higrómetro digital, utiliza un sistema de medición avanzado, compuesto de un medidor conectado a una sonda, esta sonda tiene la propiedad de mantener una carga eléctrica, también posee un sensor de humedad con un polímero o material plástico que no conduce la electricidad. La humedad hace que el material plástico ocupe más espacio del que debería, haciendo que se modifique la forma del capacitor y por ende se reduce su capacidad. Estas variaciones causan un cambio de frecuencia en los componentes electrónicos del instrumento, esta frecuencia es una función de la humedad relativa convirtiéndose entonces en voltaje y posteriormente en un valor de humedad relativa que se muestra en una pantalla.

 

 

 

Ahora bien, ¿de qué manera podemos relacionar la humedad con nuestro confort?

El que una persona sienta frio o calor depende entre otras cosas de la velocidad con la que se evapora la humedad del cuerpo. Los días de verano en su mayoría si se está cerca de zonas costeras, son húmedos, debido a las altas temperaturas, el vapor de agua contenido en el aire es mayor, nuestro cuerpo no puede evaporar fácilmente el agua que expulsamos mediante la transpiración y por lo tanto sudamos.

En invierno, llega el descenso de las temperaturas y el comienzo de las lluvias, produciendo así humedad por condensación, el aire está cargado de mucho vapor de agua y por lo tanto no admite más vapor de aire, propiciando la aparición de hongos, así como alergias y enfermedades por exceso de humedad.

Contar con un porcentaje de humedad adecuado es de gran importancia principalmente por nuestra salud y en especial la de los bebés, ya que ellos sienten en mayor magnitud estos cambios corporales y son más vulnerables ante los ambientes mal acondicionados. Un rango adecuado de humedad relativa sería entre 30% y 50%.

El método más sencillo sin tener una regulación de la humedad es lo que siempre se ha hecho, ventilar las habitaciones, sin embargo, la mejor solución es un sistema de regulación y medición de humedad, en IMPORGEN contamos con lo que necesitas y más en esta temporada de invierno, sólo tienes que entrar a nuestra tienda online para detallar las especificaciones de nuestro PURIFICADOR Y HUMIFICADOR DE AIRE.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *